infomigration.com

Enfermeros latinoamericanos y filipinos tienen mayor oportunidad para migrar a Estados Unidos

Si tienes un nivel avanzado en inglés y eres enfermero, tienes las características ideales para migrar a Estados Unidos.

Los Estados Unidos se encuentran en medio de una prolongada escasez de enfermeros, la cual podría llegar a un déficit de 800 mil para el año 2020.

Constantemente aumenta el número de enfermeros que ingresan a los Estados Unidos provenientes de países con bajos salarios, persiguiendo mejores condiciones de sueldo y de vida. Dicha migración puede afectar la capacidad del sistema de salud de los países de donde provienen y al mismo tiempo no resolver el déficit de personal en Estados Unidos.

En Estados Unidos trabajan alrededor del 20% del total de enfermeros registrados del mundo y aproximadamente 50% del total de todos los enfermeros de los países de habla inglesa. Con tan importante fuerza laboral, cualquier desbalance entre la oferta y la demanda puede impactar de forma contundente en el recurso de enfermería a nivel global.

La escasez de enfermeros ha producido entre el 10 al 15%  de vacantes de este oficio en hospitales y hogares de cuidado en Estados Unidos. Las escuelas domésticas de enfermería no pueden cubrir la demanda; de hecho, la Asociación Americana de Colegios de Enfermería determinó que en 2006 alrededor de 40 mil aspirantes calificados abandonaron la formación en enfermería debido a escasez de recursos, espacios, escuelas y lugares para la práctica clínica.

La demanda no satisfecha en conjunto con la flexibilización de las políticas migratorias ha conllevado a un mayor ingreso de enfermeros provenientes de otros países. Entre 1994 y 2005 el número de enfermeros extranjeros que aprobaron el examen para registrase como enfermeros es Estados Unidos se triplicó a casi 15 mil por año.

El creciente número de enfermeros extranjeros ha aumentado las preocupaciones acerca del impacto en sus países de origen. Con frecuencia se trata de países en desarrollo que no pueden darse el lujo de perder a los enfermeros que forman.

Polsky y Col, utilizaron el Censo de Estados Unidos para describir la tendencia en la migración de enfermeros y comparar las características de los enfermeros extranjeros y los norteamericanos al registrase como fuerza de trabajo en 1990 y 2000.

En el año 2000, existía alrededor de 181 mil enfermeros extranjeros laborando en Estados Unidos, lo que representaba un 9.1% total del personal de enfermería. Esto significa un incremento de 40% desde 1990 (113 mil enfermeros extranjeros representando el 9.5% del total).

En 2000, 15.3% de los enfermeros registrados que ingresaron al mercado de trabajo en los 10 años anteriores eran extranjeros, comparados con el 8.8% en 1990.

El personal extranjero ganaba mejor salario que el personal norteamericano. Para el año 2000 el salario promedio del enfermero extranjero era alrededor de USD $44 mil  en comparación con USD $33 mil para los enfermeros norteamericanos. Desde 1990 hasta el 2000 los enfermeros extranjeros experimentaron un incremento en su ingreso monetario del 8.5%, mientras que el de los norteamericanos permaneció sin cambios.

Los investigadores estiman que parte de la explicación de este fenómeno es el hecho de que los enfermeros extranjeros en líneas generales suelen ser mayores, laboran más horas y en lugares con mejores salarios.

Del censo nacional se extraen los países proveedores de personal de enfermería:

Casi un tercio de los enfermeros extranjeros provienen de Filipinas. En los últimos años muchos médicos filipinos se han convertido en enfermeros para poder ingresar como profesionales a los Estados Unidos.

La segunda fuente más importante enfermeros extranjeros es latinoamérica y el Caribe seguido de algunas regiones más desarrolladas como Canadá, Europa Occidental y Australia.

La migración proveniente de países desarrollados puede tener un efecto dominó en países más pobres. Los países desarrollados restituyen sus enfermeros emigrados por aquellos que vienen de países más pobres.

Los países proveedores de enfermeros entrenados cambiaron entre 1990 y 2000 siendo la mayoría procedente de África y en menor cuantía de Asia. En comparación con 1990, los enfermeros registrados en el año 2000 tuvieron dos veces mayor probabilidad de venir de países de menores ingresos y 30% más de probabilidad de venir de países con baja cantidad de enfermeros.

Los investigadores utilizaron el censo para evaluar los aspectos demográficos de los enfermeros extranjeros.

Los enfermeros extranjeros tienden a asentarse a lo largo de la costa en ciudades centrales. La mayor incidencia recae sobre New York, New Jersey, Florida e Illinois.

Los enfermeros extranjeros tienen mayor probabilidad de residir en áreas rurales que los norteamericanos y no tienen mucha probabilidad de causar gran impacto en el déficit de enfermeros en las zonas rurales.

La distribución geográficas de los enfermeros que han ingresado Estados Unidos cambió de manera importante desde 1990 al 2000 mientras que la de los enfermeros norteamericanos se mantuvo igual. Hubo un cambio importante en la distribución de los enfermeros entrantes del Medio-Atlántico y Pacífico hacia el Sur y el Medio-oeste.

De manera no sorprendente, los enfermeros extranjeros tienden a trabajar en zonas con mayor vacantes.

En comparación con los norteamericanos, los enfermeros extranjeros tienen mayor probabilidad de trabajar en hospitales, unidades de cuidados intensivos y hogares de cuidado, sitios donde el déficit del personal es el más alto. Tienen menor tendencia a trabajar con lugares comunitarios o cuidados ambulatorios.

El empleo de enfermeros extranjeros en hogares de cuidado creció aproximadamente 3 veces entre 1990 y 2000. Antiguas dificultades en el mantenimiento de los niveles de personal pueden haber influenciado el crecimiento del número de enfermeros extranjeros en los hogares de cuidado. En 2000, 17.5% trabajaban en hogares de cuidado en comparación con 6.6% correspondiente a los enfermeros norteamericanos.

Cooper y Aiken plantean que existe un déficit de personal de enfermería y personal médico en los Estados Unidos y que ambas situaciones pueden estar relacionadas.

Como en enfermería, la mitad de los médicos de habla inglesa se encuentra en los Estados Unidos. A pesar de contar con un número de alrededor de 750 mil médicos, Cooper y colaboradores predicen un déficit de aproximadamente 200 mil médicos para 2020.

Durante los años 80 y 90 muchos expertos predijeron que Estados Unidos contaría con un superávit de médicos para el momento actual. Sin embargo, la evidencia señala que Estados Unidos no entrena suficiente personal médico para satisfacer su demanda. Cerca del 22% de los médicos en los Estados Unidos son extranjeros o entrenados en el extranjero.

Las consecuencias de la migración de médicos y enfermeros pueden ser devastadoras para los países de menores recursos que poseen una alta carga de enfermedades que no cuentan con personal suficiente para atender ni siquiera la demanda de atención primaria.

Estados Unidos juega un importante rol en la migración de enfermeros a nivel global debido a la fuerza de trabajo y la importante demanda en crecimiento de este personal que posee. La persistencia del déficit amenaza con disminuir la calidad del servicio de salud prestado tanto en los Estados Unidos como en los países en desarrollo.

Un ligero aumento en el número de enfermeros extranjeros que ingresan a los Estados Unidos puede significar un gran número en déficit para los países de procedencia. Por ejemplo, el 11% de los enfermeros registrados que llegaron de África entre 1990 y 2000 representan más del 1% del total de enfermeros de dicha región. Estas pérdidas producen un gran impacto sobretodo en el África subsahariana.

La migración de enfermeros no puede disminuir si no existe un cambio importante en cuanto a la suficiencia de formación de personal en Estados Unidos. Este país debe incrementar la capacidad de producir la cantidad de profesionales de salud que requiere. Esto requerirá una política dirigida a la fuerza de trabajo del personal de salud nacional así como un importante compromiso en la construcción de un sistema de formación de dicho personal.

Las políticas migratorias de Estados Unidos deberían mantener un equilibrio entre las necesidades del personal migrante y sus familias, las necesidades de sus países de origen y las del propio Estados Unidos. Los empleadores, las asociaciones profesionales y otros agentes implicados con interés en contar con una adecuada provisión de personal de salud deberían trabajar en conjunto con el gobierno federal para promover mayor coherencia entre el desarrollo internacional y las políticas migratorias.

Escrito por: Polsky, S. J. Ross.

Traducción: Cerc

 

Fuente: upenn.edu



4 comments

    • Saludos. Tendrían que aplicar primero a la homologación de su carrera y es factible que deban culminarla en los Estados Unidos antes de poder ser reconocidos. Le invitamos a plantearnos su caso en particular a través de nuestro correo asesoria@infomigration.com para ofrecerle información y ayuda más personalizada.

  • Hola quisiera hacer una consulta, yo soy enfermera universitaria y mi pregunta es,
    ¿Que pasos debo seguir para poder ejercer alla?, ¿Necesito revalidar mi titulo para USA? Desde ya muchas gracias.

    • Saludos. Debe tramitar la convalidación respectiva. Le invitamos a contactarnos a través de nuestro correo asesoria@infomigration.com para presentarnos su caso y a contratar nuestro NUEVO SERVICIO DE ASESORIA MIGRATORIA mediante el cual le ofrecemos a través de un INFORME PERSONALIZADO la posibilidad de conocer sus opciones como ciudadano emigrante, y los pasos que debe seguir para llevar a cabo su proyecto migratorio inteligente.

Carrito

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Únete a otros 499 suscriptores

Categorías de productos