infomigration.com

El gran problema que afecta de inmigrantes en EE.UU.: intérpretes para lenguas indígenas

Los problemas de comunicación entre los inmigrantes y las autoridades estadounidenses a causa del idioma han estado presentes a lo largo de los años.  Sin embargo, con la actual sobrecarga del sistema judicial estadounidense, con más de 800.000 casos migratorios pendientes, y la constante llegada de inmigrantes a la frontera, el rol de los intérpretes, sobre todo de lenguas indígenas, ha adquirido una relevancia aplastante.

El idioma es una de las barreras más grandes a las que tienen que hacer frente los inmigrantes, que al llegar por caravanas o medios poco convencionales a las fronteras de EE.UU., deben enfrentarse a largos procesos para la petición de asilo, residencia legal, o incluso ser separados de sus hijos al pisar el territorio estadounidense. Muchos, al ser indocumentados o no tener el conocimiento suficiente del español o el inglés, quedan completamente limitados para responder ante el sistema y las autoridades.

“Tenemos toda una infraestructura en la que el idioma predeterminado es el español, pero hay miles de personas que al cruzar la frontera sur no pueden comunicarse de esa manera; básicamente se vuelven invisibles”, así lo informó Blake Gentry,  investigador que calcula que un tercio de los inmigrantes que cruzan a través de Arizona no hablan español.

Limitado número de intérpretes de lenguas indígenas

Los inmigrantes más afectados por esta situación son los provenientes de zonas aledañas, donde su idioma es la lengua indígena ancestral.

Lenguas como el kanjobal (q’anjob’al), el mam, quiché, Ixil, zapoteco, mixteco y popti, entre otras lenguas indígenas, forman parte de las veinticinco lenguas habladas con mayor frecuencia en los tribunales migratorios estadounidenses.

Esto convierte el problema del limitado número de intérpretes de lenguas indígenas calificados, en otro gran obstáculo para las audiencias, resolución de casos y el desenvolvimiento de los inmigrantes en una tierra completamente desconocida para ellos. Muchos jueces y activistas han destacado que este problema ha incrementado aún más los retrasos en el sistema judicial, que aparte de presentar dificultades en esta área, tampoco cuenta con los jueces suficientes para cubrir la gran demanda existente en el sistema.

“La falta de intérpretes para las personas indígenas ha sido un problema durante mucho tiempo”, así lo expresó Odilia Romero, intérprete de zapoteco que desde hace veinte años también es activista del Frente Indígena de Organizaciones Binacionales. “Pero lo que vemos ahora es algo completamente distinto: tenemos poblaciones enteras que llegan hablando lenguas que no hemos escuchado antes en Estados Unidos”. “Es posible que el tribunal proporcione un intérprete para cumplir con el requisito, pero eso no significa que haya un entendimiento auténtico”, comentó.

Imagen cortesía de Damian Dovarganes (www.sun-sentinel.com), todos los derechos reservados.

Diana Landaeta

Carrito

Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Únete a otros 498 suscriptores

Últimas Noticias